7 errores comunes al empezar la dieta cetogénica

7 errores comunes al empezar la dieta cetogénica

La dieta cetogénica es baja en carbohidratos y alta en grasas, y se está volviendo popular entre más y más personas. Alimentarte de esta manera puede sonar algo extraña al principio, pero un creciente cuerpo de investigación muestra que tiene una gran variedad de beneficios para la salud como:

  • Pérdida de peso
  • Menor riesgo de enfermedades cardíacas
  • Niveles de energía más altos
  • Una mayor claridad mental

La dieta catogénica es una excelente manera de comer, pero puede ser un poco confuso al principio. Entonces, ¿cuáles son los mayores errores cetogénicos que la mayoría de las personas cometen cuando recién comienzan?

1) No contar los carbohidratos netos

Si desea tener éxito con la dieta Keto, debe realizar un seguimiento de su consumo de carbohidratos, al menos hasta que tenga una idea de cuántos carbohidratos debe comer cada día. Mantén tus carbohidratos netos por debajo de los 50 gramos por día. Eso debería asegurarte de entrar en cetosis y comenzar a disfrutar de los muchos beneficios que ofrece una dieta cetogénica.

Cuando reduces los carbohidratos, tu cuerpo entrará en cetosis: Comenzarás a quemar grasa como fuente principal de combustible en lugar de azúcar, pero este cambio metabólico solo ocurre cuando limita su consumo de carbohidratos.

2) Ignorar la ingesta de calorías

Si tu objetivo con la dieta cetogénica es un peso corporal más bajo, no puede ignorar las calorías por completo. El aumento de peso es muy posible, incluso cuando estás en cetosis. Simplemente, es mucho más difícil comer en exceso y mucho más fácil mantenerse en un déficit de calorías.

No necesariamente tiene que contar calorías. Solo come solo hasta que esté lleno, y si no está viendo los resultados de pérdida de peso que desea después de un par de meses, considere contar calorías hasta que comience a perder peso.

3) No prepararse para la “gripe cetogénica”

Has estado quemando carbohidratos la mayor parte de tu vida, así que cuando de repente los eliminas, tu cuerpo puede confundirse. Le toma alrededor de una semana acostumbrarse a quemar grasa como combustible en lugar de carbohidratos.

Las personas que hacen dieta cetogénica llaman a este período la "gripe cetogénica". Los efectos secundarios incluyen:

  • Fatiga
  • Energía baja
  • Problemas para enfocar
  • dolores de cabeza
  • Músculos adoloridos

Si experimenta alguno de estos síntomas durante su primera semana, ¡no se preocupe! Es completamente normal y pasará bastante rápido.

4) No beber suficiente agua

Estás quemando tus reservas de carbohidratos y liberando el agua que necesitabas para almacenarlos. Debes asegurarte de reponer esa cantidad de líquido, de lo contrario te deshidratarás.

Durante las primeras semanas de Keto, presta especial atención a la cantidad de agua que bebes. Prioriza mantenerse hidratado.

5) Olvidarse de comer verduras

Cualquier nutricionista le dirá que las verduras son increíbles para usted, y obtener sus verduras es tan importante como siempre en una dieta cetogénica. Solo asegúrese de verificar el conteo de carbohidratos en las verduras que comes.  Algunas tienen carbohidratos ocultos. Las buenas opciones incluyen:

  • Palta / Avocado
  • Repollo
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Olivos
  • Hinojo
  • Pimientos
  • Chiles picantes (jalapeño, fresno, etc.)
  • Calabaza
  • Col rizada

6) Comer demasiados alimentos procesados

A medida que la dieta cetogénica se vuelve más popular, un número creciente de refrigerios bajos en carbohidratos y sin azúcar están llegando al mercado. Muchos de ellos son cetogénicos. Pero esto no significa que sean excelentes para ti.

Muchos de ellos tienen edulcorantes y saborizantes artificiales, alcoholes de azúcar que son difíciles de digerir e ingredientes nutricionalmente vacíos. Para ver los mayores beneficios para la salud con la dieta cetogénica, priorice muchas grasas saludables y alimentos integrales ricos en proteínas.

7) No obtener suficiente sal

En la dieta cetogénica, su nivel de azúcar en la sangre se mantiene estable y bajo porque no está comiendo carbohidratos. Como resultado, liberas muy poca insulina, en consecuencia, tus riñones expulsan sodio en lugar de retenerlo.

Eso significa que, con una dieta baja en carbohidratos, no tienes que preocuparte por comer mucha sal porque no lo almacenará de la misma manera y es mucho menos probable que afecte tu presión arterial.

Síguenos en instagram en @ketoshoppanama para más tips y recetas, también suscríbete a nuestra lista de correos para más información.

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published